Saltear al contenido principal
Crece En Un 50 % La Capacidad De Producción De Potasa Cáustica En Escamas En La Fábrica De Saline

A principios de noviembre 2020, se inauguró en Saline di Volterra la nueva planta para la producción de hidróxido de potasio (KOH) anhidro en escamas: gracias a una inversión adicional de aproximadamente 2,5 millones de euros, la capacidad productiva ha aumentado de 40 a 60 toneladas/día. Una expansión que se ha hecho necesaria tras haber alcanzado la plena saturación de la primera inversión, completada en el segundo semestre de 2017.

La inversión es uno de los puntos clave de la nueva estrategia de la División Cloro-Álcalis del Grupo Esseco, que incluye Altair Chimica, Altair Ibérica e Hydrochem. Esta estrategia tiende a favorecer, en Altair Chimica, la transición gradual de productos en solución acuosa a deshidratados, con el objetivo de reducir el impacto ambiental de su logística, disminuyendo su criticidad en el transporte y – en consecuencia –  los costes relacionados. El producto anhidro, en escamas, de hecho se puede entregar con mayor facilidad y seguridad a destinos mucho más lejanos de los que normalmente se alcanzan enviando el producto en solución acuosa. Al mismo tiempo, se trata de una inversión que se justifica por el inminente inicio de la nueva electrólisis Hydrochem, que estará más especializada en productos líquidos.

Entre los principales usos de la potasa cáustica anhidra, la aplicación de lejos más frecuente es en la producción de fertilizantes, seguida de la como catalizador en la producción de biodiesel y, en menor medida, en otros procesos industriales. Menos comunes son los usos como aditivo alimentario, estabilizador y corrector de acidez, ya que en este ámbito específico es mucho más frecuente utilizar el formato líquido.

La nueva planta de producción de potasa cáustica anhidra en escamas también permite alcanzar los siguientes objetivos:

  • Mayor flexibilidad de producción, gracias a la adición de un evaporador intermedio que puede utilizar las dos concentraciones de potasa disponibles en la salida de la electrólisis de membrana (30% y 50%);
  • Ahorro de energía por unidad de producto, mediante un especial mecanismo de recuperación de calor, lo cual permite mejorar el rendimiento energético general del sistema;
  • Mejora cualitativa de las escamas, en términos de pureza química y resistencia física.
Volver arriba